Close

info@ludus-vr.com / +34 94 612 22 41

Archive for category: Realidad Virtual

¿Cuáles son los métodos de aprendizaje más efectivos?

Métodos de aprendizaje existen muchos, pero no todos presentan la misma efectividad y esto es una cuestión a tener en cuenta cuando estamos pensando en mejorar la formación de nuestro equipo humano. 

Los métodos más efectivos permiten adquirir mejores competencias con menor esfuerzo y en un periodo de tiempo más corto, adquiriendo así un mejor desempeño en competitividad, seguridad y productividad de la empresa a través de la adecuada capacitación de nuestra plantilla. 

Cómo conseguir unos métodos de aprendizaje más efectivos

1.- Convertir a la persona en el protagonista de su formación.

Los métodos de formación tradicionales siguen siendo importantes a la hora de transmitir la información y teoría a los empleados pero estos presentan una experiencia pasiva en el entorno. El alumno (empleado de nuestra plantilla) no interactúa con su formación. 

Por eso un método de aprendizaje innovador es el de convertir al alumno en el protagonista de la formación. Con la teoría en mente, si el alumno pasa a la acción a través de una simulación virtual los contenidos aprendidos se transforman en un aprendizaje tangible y, de forma casi inconsciente, su responsabilidad personal y la toma de decisiones en la tarea aumentan en su formación.

Con esta metodología, el alumno entra en contacto con lo aprendido sin ningún tipo de presión o riesgo y sale de nuevo a su entorno laboral mucho más preparado y con una capacidad resolutiva más elevada.  

2.- Tener en cuenta las seguridad personal y del entorno. 

Formar a nuestra plantilla con seguridad es posible en la gracias a las metodologías que aplican la simulación y la realidad virtual. Esto no solo te permite cuidar de los trabajadores sin ponerlos en riesgo real hasta que estén verdaderamente preparados para afrontar esas situaciones. También nos permite proporcionarles una formación integral, partiendo desde cero, en distintos ámbitos. Y, además, les capacita para una práctica laboral más segura. Para ellos, sus compañeros, el entorno e incluso para la seguridad fuera de la empresa. 

Así una persona puede aprender a conducir una grúa puente, manejar herramienta pesada, simular un trabajo desde las alturas o actuar para solucionar problemas de seguridad en entornos industriales por primera vez sin necesidad de peligro. 

Poder formar en la práctica a nuestra plantilla sin correr ningún riesgo nos permite cuidar de la seguridad de nuestros trabajadores.

3.- Uso de tecnología puntera para la formación.

Actualmente la innovación tecnológica en ámbitos como la realidad virtual y la inteligencia artificial aplicada a las metodologías formativas permite una mayor optimización del tiempo de formación para una mejor capacitación. Así como una total inmersión para el aprendizaje de cuestiones prácticas potencialmente peligrosas pero exentas de peligro real. 

Una ventaja de gran relevancia en ámbitos como la prevención de riesgos laborales, entre otros.

4.- Adquisición de competencias reales para una mejora de la productividad. 

El aprendizaje práctico, inmersivo y seguro es clave para la adquisición de competencias profesionales que contribuyan a mejorar la productividad de la empresa. Algo que es posible a través de la realidad virtual. 

Estos métodos de aprendizaje están orientados a la formación práctica para proporcionar al profesional habilidades, buenos hábitos y conocimiento real clave para la mejor productividad en sus tareas con mayor seguridad. 

Permite mejorar su aprendizaje con la rápida detección de errores evitando la adquisición de vicios o hábitos que afectan al desempeño seguro y productivo de la actividad profesional.

Además, mientras nuestra plantilla está adquiriendo las habilidades necesarias con la simulación, no hay necesidad de cerrar una parte de la fábrica para su entrenamiento ni utilizar parte del material, por lo que la productividad no queda interrumpida.

 

La segunda ola de la Realidad eXtendida

En los últimos cuatro años, la evolución de la llamada segunda ola de la realidad extendida (XR) ha traído un sinfín de nuevos dispositivos y formas de acercarse a tecnologías como la realidad virtual, la realidad aumentada o la realidad mixta. 

Han pasado cincuenta años desde que Ivan Sutherland presentara su visión del Ultimate display y a diferencia de los primeros 45 años en los que la evolución ha sido lenta, en el último lustro la tecnología que posibilita las experiencias virtuales ha sufrido tal impulso que probablemente en pocos meses este artículo esté obsoleto. 

Los principales impulsores de esta segunda ola son empresas como HTC, Valve, Facebook, Google, Microsoft o Sony que apoyados en la industria del videojuego tratan de perfeccionar sus dispositivos a un ritmo vertiginoso. El ratio de renovación de los dispositivos de XR es incluso superior al de dispositivos tan cotidianos como son los teléfonos móviles. Los primeros dispositivos de esta segunda ola se centraban en la calidad de la experiencia , medida en pixeles y megahercios. Sin dispositivos como Vive Pro o Varjo VR de alta gama, y elevado precio. Equipos cuyo montaje requiere cierta pericia y que tienen como objetivo último generar experiencias de MR de calidad profesional. 

No obstante este paradigma está cambiando. La industria tiende en general a la miniaturización y la simplificación.

No obstante este paradigma está cambiando. La industria tiende en general a la miniaturización y la simplificación. Por eso cada vez vemos más dispositivos de MR como Quest, Magic Leap o Hololens. Que prometen una experiencia de alta calidad, renunciando a ataduras físicas o equipos de procesamiento adicionales y sobre todo facilitando al usuario de a pie su utilización. Esa es precisamente la clave, La XR ha pasado la prueba del algodón con los early-adopters, entusiastas de las tecnología dispuestos a invertir cantidades importantes de dinero y complejos set-ups. Ahora es el momento de ganar escala y usuarios de forma masiva y para ello los fabricantes de hardware están demostrando cada vez más capacidad de miniaturización y facilidad de uso. 

Pero volviendo al símil de los teléfonos móviles, la verdadera clave de su eclosión no se produjo en el hardware, sino en el software, dotándoles de aplicaciones y herramientas que convertían el teléfono móvil en un aparato que se utiliza para todo. En el caso del la XR es idéntico, es necesario un balance entre hardware y software para poder ganar escala. Aportar un valor a los usuarios más allá del “efecto wow” que indudablemente experimenta cualquier persona al colocarse uno de estos dispositivos y viajar sin moverse del sitio. En este aspecto hay iniciativas muy interesantes en ámbitos tan distintos como el ocio, la NBA ha comenzado esta temporada a retransmitir sus partidos en VR o las comunicaciones. 

En los próximos meses veremos publicadas iniciativas de telepresencia de empresas como Facebook o Microsoft a través de Skype VR que sin duda permitirán que las video-conferencias adquieran un nuevo nivel gracias al sentimiento de presencia e inmersión logrado. En una sociedad en la que cada vez la movilidad geográfica es más necesaria, no es difícil imaginar lo que la MR puede hacer por nosotros en términos de telepresencia. Poder sentir y percibir que estamos físicamente al lado de una persona que está a miles de kilómetros de distancia compartiendo un espacio virtual para por ejemplo ver una película o un espacio real como por ejemplo la cocina de una vivienda para obtener ayuda a la hora de elaborar un receta. 

La democratización de las tecnologías de XR abren un mundo de posibilidades a creadores de contenido permitiendo aplicar estas en campos en los que antes el coste era una barrera demasiado grande como por ejemplo la formación tanto en el ámbito escolar como en el profesional.

Una de las claves para poder imaginar el futuro de la XR es olvidarnos de la XR.

Una de las claves para poder imaginar el futuro de la XR es olvidarnos de la XR. Al igual que con los teléfonos móviles, que hoy en día se utilizan para hacer cualquier cosa menos llamar por teléfono, la clave para vislumbrar el futuro de la XR es olvidar la tecnología y pensar en las posibilidades de crear mundos virtuales, realistas y conectados. 

Virtual reality training for industry and emergency